LA CERVEZA EN MÉXICO

MARIDAJE DE LA CERVEZA

Es un hecho: aunque todo es cuestión de gustos, algunas combinaciones de comida y bebida nos “funcionan” más que otras. Aunque no existen reglas científicas, sí se conoce una “lógica gastronómica” acerca de los maridajes en la cerveza.

En líneas generales, a continuación se dan algunos ejemplos de maridaje, según el tipo de alimento:

Los ácidos

Aquí la cerveza encuentra un campo de oportunidad frente al vino, puesto que es precisamente en el terreno ácido donde muchos de ellos no tienen nada qué hacer: cualquier plato aliñado con vinagre altera y desvirtúa muchos caldos, y sólo algunos blancos fermentados en barrica o jereces, son capaces de aguantar la agresión que nos produce en el paladar este ingrediente.

La cerveza combina muy bien con los escabeches, tanto en el terreno de las carnes como de los pescados. Esto se debe a la fuerza ácida del vinagre que encuentra en la cerveza su contraparte. La cerveza también combina estupendamente con los platos en los que abunde el tomate.

Verduras que son incompatibles con el vino por su acidez, se llevan de maravilla con la cerveza, de manera que se pueden hacer tantos maridajes como combinaciones de platos de verduras.

Los picantes y alimentos condimentados

La cerveza alivia la sensación que producen los platos picantes y condimentados con su contrapunto refrescante. Suaviza además, la intensidad del cilantro y el jengibre.

Pocas bebidas alcohólicas aguantan la agresión del ajo y el pimentón; sin embargo, la cerveza destaca precisamente por ser buena compañera de estos ingredientes.

Los platos agridulces

La cocina oriental, en especial la japonesa, se alía perfectamente con la cerveza gracias a las salsas que frecuentan sus platos, en los que abundan la soya y la salsa wasabi.

Las mostazas y salsas catsup combinan bien con las cervezas, por su sabor intenso. Por eso, la hamburguesa con cerveza es todo un clásico.

Los ahumados y marinados

La cerveza le baja los humos a carnes y pescados tratados con este método, tanto embutidos como salchichas y pescados ahumados. Asimismo, la cerveza también destaca como compañera de los pescados marinados por el contrapunto de su sabor.

Las brasas

Los sabores tostados de las carnes a la plancha, armonizan perfectamente con las cervezas de cuerpo medio.

Las grasas

En general, podemos decir que la cerveza aporta una sensación de “limpiar” el paladar en todos los platos que presenten un elemento graso abundante, tanto carnes como embutidos, pescados grasos, etcétera.

Los sabores amargos

Las verduras de sabores amargos, como las berenjenas, se ven equilibradas con el sabor intenso de las cervezas con cuerpo. La cerveza es la única bebida capaz de domar a la rebelde alcachofa y sus toques metálicos.

Platos con chocolate

Cualquier plato que incluya al chocolate en su salsa encuentra, en la cerveza, un excelente compañero. La deliciosa combinación de los postres de intenso sabor a chocolate con la cerveza negra es prueba de ello.

Los quesos

Los quesos que mejor maridan con las cervezas son los que presentan una mayor cantidad de materia grasa, textura cortante y una clara tendencia a la acidez.

Cerveza como ingrediente

Y claro, todos los platos que se cocinen con cerveza pueden combinarse perfectamente con ella misma, pues sus sabores se verán complementados.

BIENVENIDO

Por favor introduzca su fecha de nacimiento

Para visitar el sitio tienes que ser mayor a 18 años